INFORMACIÓN IMPORTANTE

Documentadamente, los judíos llegaron a la Península ibérica en el siglo I de Nuestra Era, hace 2.000 años. Aunque se sabe que tuvieron comercio con estas tierras desde épocas del rey Salomón, 1.000 años antes, en siglo X antes de Cristo. Es decir que estuvieron en esas tierras antes que los moros y los godos.

 

Desde el punto de vista demográfico, eso quiere decir que la posibilidad de que la España del siglo XV, la del Descubrimiento de América, tuviera gran incidencia judía en su formación social y genética, a pesar de que infundados prejuicios contra el pueblo judío no lo acepten.

 

Since the 13th century, there was an express rejection of the Sephardi Jews on the Iberian Peninsula, which led to different types of persecution. This resulted in Jews going into hiding and consequently, changing their names and surnames to elude the Christians. The express and definite persecutions of Jews at the end of the 15th century in both Spain and Portugal increased this “escape of names”, leading many peninsular Jews to adopt new identities and even converting to Christianity, apparently renouncing the faith of their forebears. The “converted Jews” as they were known, many of which continued practicing their religious customs surreptitiously, for which they were called such names as “pig”. They have also been called “Jewish converts” or “iridescent”.

 

The work of our genealogy team is to learn and identify some of the surnames that these Jews used to see If they belong to families that arrived in Ecuador, Peru, Costa Rica, and Colombia. Various branches have already been identified.

RESULTS

Click on the person appearing on the screen that is related to you. This will allow you to then send us a message by WhatsApp, which will be attended to by our team.

Click this button after completing your details to send a message to us via WhatsApp so that we may assist you.

ADVERTENCIAS

  • Como se deduce del párrafo anterior, puede que usted o sus antepasados cercanos no consten en nuestra base de datos. Esto no quiere decir que usted no tenga un ancestro judeoespañol (sefardita). No sé de por vencido o por vencida: escríbanos, que nosotros absolveremos sus dudas.
  • Puede que aparezcan nombres de individuos que se llamaron como sus antepasados, lo que no quiere decir que sean ellos. Son simplemente homónimos. Algunos puede que hayan muerto en la infancia o que no llegaran a tener descendencia. Por esto, no debe confiarse de esos nombres y contactarse con nosotros para que nuestro equipo genealógico confirme o descarte dicha coincidencia.

Nuestra base de datos consta de ocho troncos diferentes con probada ascendencia sefardí. Y seguimos investigando para documentar más troncos. Esto ha ampliado la posibilidad a más personas. En caso de que antes te hubieran dicho que no, ¡échale un vistazo!

NECESARIA NOTA: La mayoría de latinoamericanos nos pertenecemos a pueblos de composición étnica muy rica y diversa, con claros rasgos que nos identifican y nos unen, tanto en ascendencia ibérica —en la que hay muchos componentes árabe y judío, que es lo que buscamos para estos efectos—, así como indígena, por su puesto. Que un latinoamericano tenga esta posibilidad resulta, pues, una mera coincidencia estadística.

× Can we help?